Seguidores

Nuestra imagen :3

Nuestra imagen :3
¡Síguenos! Puedes hacerlo en el botón de arriba, donde pone: "Participar en este sitio" ^^. Es una idea :$

viernes, 4 de octubre de 2013

~Capítulo 42

CAPÍTULO 17: "-¿Es que no me sale nada bien?"
-Chicos, venid a cenar - dijo Ana entrando al salón - ¿Qué pasa? ¿Por qué lloráis todos? ¿Y Kevin?
-Pues que... cuando Jake... violó a Laura...  - explicó Claudia nerviosa - pues... no usó preservativo. Y cuando se fue a duchar vomitó... Y Kevin ha ido a la farmacia.
Laura y Ana se miraron. Una lágrima resbaló por la mejilla de la madre.
-Mamá... yo... yo no quiero... - dijo Laura temblando.
En ese momento entró Juan por la puerta.
-Listo - dijo el padre - ¿Qué ha pasado?
-Creemos que estoy...embarazada... - dijo Laura. En ese momento entró Kevin con una bolsa de la farmacia.
-Hola - saludó a Juan, que seguía incrédulo - Toma Laura - le dijo a la chica entregándole la bolsa. La chica la abrió,  vio un test de embarazo, su madre también lo vio.
-Me lo haré mañana. Me voy a dormir. Buenas noches - se despidió Laura seca. Estaba de mal humor.
-¿No cenas? - preguntó Ana preocupada.
-No tengo hambre - Laura subió las escaleras y se dirigió a su habitación. Se puso el pijama y se metió en su cama. No logró aguantar más y las lágrimas de nuevo salían de sus ojos, empapando la almohada.
*Mientras, en el salón de la casa*
-Kevin, Ana y Juan ya han vuelto... nosotros deberíamos irnos... mamá y papá estarán preocupados - dijo Claudia a su hermano.
-Claudia, yo amo a Laura, y está pasando por un mal momento, quizás el peor de toda su vida. Mírala, está fatal. Me necesita... nos necesita. Necesita saber que pase lo que pase, estamos a su lado; y ella es mi novia y no la pienso dejar sola. Si hace falta seré el padre de un niño que no es mío, pero yo no pienso dejar a Laura sola en esto. Estar sola es lo último que necesita, y no me voy a ir de aquí - una lágrima recorría la mejilla del chico. Todos los presentes estaban impactados. Se dirigió a Ana y Juan: - Si no molesto, claro.
-Kevin... - tartamudeó Ana. A ella también se le saltaron las lágrimas.
-Chaval... - dijo Juan - Eres lo mejor que le ha podido pasar a nuestra hija. Te agradeceremos que estés aquí hasta que esté un poco mejor. Y tú también Claudia, si es posible. Voy a llamar a vuestros padres y les explicaré todo. Os dejarán quedaros - dijo el padre. Se levantó y cogió el teléfono del salón para llamar a los padres de Kevin y Claudia. Contestó la madre. Juan le explicó lo sucedido y encantada dejó que los chicos se quedasen el tiempo que hiciera falta - Bueno, pues de momento, este es también vuestro hogar.
-Gracias - dijo Kevin con una sonrisa y algo sonrojado - Voy a ver a Laura, si no les importa.
-Claro - dijo Ana.
-Kevin - dijo por fin Néstor. Kevin se paró y se dio la vuelta para mirarlo - Gracias - el chico solo sonrió y subió las escaleras para ver a Laura.
*Toc toc*
-¿Qué? - dijo Laura malhumorada.
-Hola, ¿puedo entrar? - dijo Kevin al otro lado de la puerta. Laura no respondió. El chico añadió: - Por favor...
Laura se levantó de la cama y fue hacia la puerta. La abrió y rápidamente abrazó a Kevin, sin poder dejar de llorar. Éste, sorprendido le correspondió el abrazo.
-Laura... no llores, por favor. No me gusta verte así y lo sabes - le consoló Kevin - Ven, siéntate aquí conmigo y hablemos - añadió sentándose en la cama. Laura obedeció y se sentó junto a él.
-Kevin, yo... quiero pedirte disculpas... sé que lo estás pasando mal por mí... pero es que esto es muy difícil para mí y...
-Laura, no tienes que pedirme perdón. Esto no es culpa tuya - Kevin se acostó e hizo que Laura apoyara su cabeza en su pecho, mientras él la rodeaba con su brazo - Sólo he venido a decirte que pase lo que pase mañana con la prueba del embarazo, voy a estar siempre a tu lado, como te prometí. No me importa ser el padre de un niño que no es mío, y ya se los dije a tus padres ahí abajo. Nada ni nadie va a separarme de ti, porque es que yo te amo Laura, y no voy a dejar que vuelvan a hacerte daño. Ya cometí ese error una vez y mira cómo estás...
-Kevin... debo confesarte algo... - dijo Laura con tono triste mientras se incorporaba para quedarse sentada.
-¿Qué pasa? - preguntó Kevin preocupado, también quedándose sentado.
-Pues que... no he cumplido mi promesa... - dijo Laura mientras se llevaba las manos a la cara y volvía a derramar lágrimas.
-Ey, princesa. No llores - dijo Kevin abrazándola - ¿De qué promesa me hablas?
Laura no respondió y miró a los ojos a Kevin. Se levantó las mangas del pijama largo que llevaba, dejando ver unas vendas llenas de sangre, como las del otro día en el instituto. Se quitó una de las vendas dejando ver todos los nuevos cortes, que algunos aún sangraban.
-Laura...
-Lo siento Kevin... - dijo derrumbada. Se dejó caer sobre las piernas de Kevin donde lloró más aún. El chico le acariciaba el pelo.
-Laura... tranquila. No llores princesa, no importa. Todo se va a arreglar. Mira, no es seguro que estés embarazada... - dijo Kevin, pero Laura le interrumpió.
-¡KEVIN! - gritó Laura sonriendo.
-¿¡QUÉ!? - gritó asustado el chico - Eres muy bipolar, ¿sabes?
-¡Kevin! ¿No te das cuenta?
-¿De qué?
-Yo... yo recuerdo haberme tomado una pastilla anticonceptiva después de haberme acostado contigo. No creo que sepas cómo funciona todo eso, yo tampoco, pero... espera - salió corriendo de la habitación y fue hacia el baño, donde cogió otra pastilla y se la tomó rápidamente. Volvió a su habitación y agarró a Kevin del brazo, haciendo que se levantara de la cama y juntos bajaron las escaleras hasta el salón. Una vez allí, Laura corrió a abrazar a su madre.
-¿Qué pasa cariño? - dijo desconcertada.
-¡Mamá! Me había tomado una pastilla anticonceptiva... yo... me acabo de tomar otra pero... ¿Eso funciona más o menos así?
-Bueno... ¿cuánto tiempo pasó desde que te la tomaste hasta que vino Jake? - preguntó con algo de esperanza.
-Pues... me la tomé por la noche sobre las tres de la mañana y Jake vino sobre las nueve.
Ana abrazó a su hija y una lágrima de alegría recorría ahora su cara, con una sonrisa.
-No creo que estés embarazada - dijo su madre. Todos sonrieron - Aunque debemos esperar a que te hagas la prueba mañana, por si acaso.
-Lo sé - dijo Laura con una sonrisa. Corrió hasta Kevin y besó sus labios con ternura, la primera vez desde que había llegado Jake.
-Laura, me... me has besado...
-Es lo normal en las parejas, ¿no? - contestó Laura volviendo a unir sus labios.
-Iros a un hotel, ¿no? - dijo Claudia con una sonrisa pícara. Laura le enseñó la lengua.
-Papá - dijo Laura - Kevin y yo queremos decirte algo.
-¿Ah sí? - preguntó Kevin confuso.
-Sí - dijo Laura - Pero papá, no mates a nadie, por favor.
-Vale, vale. Lo intentaré... - dijo no muy convencido. Laura agarró suavemente la mano de Kevin y lo condujo al sofá que estaba enfrente de Juan.
-Pues resulta que... Kevin y yo... cuando os fuisteis mamá y tú de viaje pues... - dijo Laura nerviosa. Su madre le ayudó:
-Pues resulta que su primera vez no fue con Jake, sino con el chico que tienes en frente tuyo - Juan se quedó con la boca abierta. Laura se sonrojó y Kevin casi temblaba. Pronto apareció una sonrisa en el rostro del padre y un suspiro de alivio salió de la boca de Kevin.
-Enhorabuena chicos. Me alegro mucho - dijo Juan.
-Espera, espera, espera - dijo Laura desconcertada - ¿Quién eres y qué has hecho con mi padre?
-Yo... yo sólo me alegro por vosotros... - dijo el padre confuso.
-Pensé que le querrías matar o algo por el estilo...
-Bueno, ya ves que no.
-Néstor, ¿tú no recordabas a mi padre más... con ganas de matar al chico que me quitara la virginidad?
-Pues sí...
-¿Claudia?
-Así es...
-¿Mamá?
-O eso, o un infarto...
-Bueno... si quieres que le mate... - dijo el hombre mostrando indiferencia.
-Si no hace falta... - dijo Kevin nervioso - A mí me caía bien el Juan que se alegraba por nosotros...
-Idiota - dijo Laura entre risas. Sus padres, Claudia y Néstor también rieron. La chica le dio un beso corto en los labios a Kevin - Me voy a dormir, ¿vienes?
-Sí, voy - respondió Kevin.
-Buenas noches - se despidieron los chicos.
-A ver lo que hacéis. No quiero despertarme a media noche con gritos ni gemidos eh... - dijo Juan con una sonrisa pícara.
-¡Papá! - dijo Laura avergonzada. Rápidamente subió las escaleras. Kevin la siguió.
Al llegar al cuarto de Laura, Kevin pegó a la chica a la pared. Comenzó a besarle apasionadamente en los labios y bajó hasta su cuello.
-Kevin... sabes que me encantan los besos en el cuello... - dijo Laura intentando deshacerse de Kevin - Pero para esto aún no estoy preparada. Kevin la ignoró y siguió besando sus labios y su cuello. Metió sus manos por dentro de la camiseta de Laura, dispuesto a quitársela.
- ¡Kevin! ¡Joder que pares! ¡Que te haya besado no significa que esté lista para esto! - gritó Laura. Kevin se separó y agachó la cabeza avergonzado.
-Lo siento... Laura perdona, ha sido un calentón y... de verdad, lo siento... - se disculpó Kevin.
Laura no respondió y se metió en la cama. Kevin se metió con ella y le abrazó.
-Quita Kevin - dijo Laura enfadada mientras apartaba el brazo de Kevin de su cintura. Una lágrima resbaló por su mejilla. Se levantó y fue al baño. Se miró al espejo y vio su cara llena de lágrimas nuevamente. Estaba harta de estar llorando todo el día. ¿Es que no me puede salir nada bien? Pensó Laura mientras le daba un puñetazo a la pared.
- ¿Kevin? - le llamó al ver que no estaba allí. Bueno, habrá ido al otro baño. Pensó. Se iba a acostar en la cama, pero como consecuencia del puñetazo, la mano le comenzó a doler. Bajó las escaleras en dirección a la cocina para coger un poco de hielo. Cuando se dirigía de nuevo a las escaleras, vio a Kevin en el salón, viendo la tele y... ¿Llorando? Pensó Laura. Se dirigió al salón con la bolsa de hielo en la mano y se sentó junto a Kevin.
-¿Qué ves? - preguntó Laura.
-Bob Esponja, ¿te apuntas?
Laura asintió.
-¿Qué te pasó en la mano? - preguntó el chico al ver el hielo.
-Pues... digamos que estaba cabreada y la pared del baño se tuvo que enterar.
-La pared del salón se enteró de mi cabreo - dijo Kevin enseñando su mano. Tenía los nudillos rojos.
-Toma - Laura puso la bolsa de forma que las manos de ambos estuviesen bajo el hielo.
-Gracias - sonrió Kevin - ¿Puedo...? - preguntó mientras entrelazaba su fría mano con la de Laura. La chica sonrió y asintió.
La pareja siguió viendo Bob Esponja hasta que Kevin habló de nuevo:
-Lo siento Laura. Soy un idiota...
-No importa... yo... a lo mejor me pasé un poco gritándote...
-Qué va... me lo merecía, tranquila. Tú no estabas preparada y yo te estaba obligando a hacer algo que no querías.
-Bueno, olvidémoslo. ¿Te duele? - preguntó señalando la mano de Kevin y levantando lo que había sido hielo, ahora convertido en agua.
-No mucho... ¿y a ti?
-Un poco. Voy a dejar el hielo en la cocina. Ahora vengo.
-Bueno, eso de hielo... - dijo el chico. Laura observó que ya era completamente agua y le sonrió a Kevin. Él también lo hizo.
Al volver de la cocina, Laura se sentó junto a Kevin y apoyó su cabeza en el hombro del chico. Éste la rodeó con su brazo.
-¿Por qué bajaste? - preguntó Laura bostezando.
-Iba a dormir aquí. Ibas a estar incómoda conmigo allí arriba - explicó Kevin.
-No hacía falta...
-Sí hacía falta, y lo sabes.
-Bueno, no discutamos.
Poco a poco, Laura se fue quedando dormida, y al poco tiempo también Kevin.
*Al día siguiente*
-Laura - susurró Kevin mientras le acariciaba la mejilla - Despierta cariño.
-No quiero - dijo Laura abrazando a Kevin.
-Venga princesa. Tienes que hacerte la prueba del embarazo - comentó nervioso.
-Es verdad - dijo Laura fastidiada. Se levantó y le dio un beso corto en los labios a Kevin - Buenos días.
-Buenos días princesa - dijo Kevin. Laura sonrió.
Subió las escaleras y fue al cuarto de invitados, donde dormían Claudia y Néstor. Abrió la puerta y los vio besándose. Se apoyó en el marco de la puerta y sonrió.
-Buenos días parejita - saludó Laura. Néstor y Claudia la miraron sonrojados - Claudia, ¿puedes venir un momento?
-Claro - se levantó y se fue con Laura, no sin darle antes un beso a Néstor - ¿Qué pasa?
-Bueno pues... tengo que hacerme la prueba del embarazo y... no sé si quiero que entres tú o mi madre...
-Creo que en este caso, tu madre es lo más adecuado...
-Sí... tienes razón, gracias - besó su mejilla - Vuelve con Néstor. Yo voy a buscar a mi madre.
-No, estaremos todos por fuera del baño.
-Gracias.
Laura fue a llamar a su madre y Claudia a Néstor y Kevin. Laura entró con su madre al baño y los demás se quedaron fuera, incluso Juan, que había pedido el viernes día libre.
*Minutos después*

-¿Estás embarazada? - preguntó Kevin nervioso al ver salir a Laura del baño.
_________________________________________________________________
Hola a tod@s. ¿Qué tal?
Por aquí bien, aunque algo depres porque no comentáis D: Solo os recordaré una cosa: 

Nosotras hemos avisado...
Bueno, aquí el capi. ¿Está embarazada o no está embarazada? CHAN CHAN en el próximo capítulo.
Necesito comentarios... LALALA
Y bueno, no se que más decir... LAS CLASES SON UN ROLLO, pero bueh.
Necesito comentarios... LALALA
Besoooos
Necesito comentarios... LALALA

1 comentario:

  1. Hola! Te invito a participar en mi iniciativa en mi blog. Está dirigida a blogs con pocos (o muchos en algunos casos) seguidores y que suban historias, novelas o cuentos, como el mío, y trata de que nos ayudemos mutuamente. Por favor, si tienes tiempo, ¿podrías pasarte?
    Te dejo el enlace: http://milhistoriasporcontar-ninfa.blogspot.com.es/p/otros-autores.html

    Beshus!!

    ResponderEliminar